En la mente de Lanata

El sexto episodio de Edición Cuarentena es una entrevista exclusiva con Jorge Lanata. Me invitó a su casa -una semana después de ser operado-, y me alentó a que habláramos de todo: de Clarín, de Cristina Kirchner, de Bernardo Neustadt, del periodismo militante, de la corrupción en la televisión, de Página 12, del fanatismo, de Charly García y muchas cosas más.

Su casa es espectacular, tiene las paredes llenas de arte, muebles que parecen del palacio de Versalles, y unas tazas de café en las que debe haber tomado María Antonieta. Obviamente, esa opulencia debía ser motivo de conversación, así que hablé de cómo un periodista puede hacer plata, hablé de la corrupción en la televisión, de cómo saber si alguien defiende una idea o defiende un interés. 

Sin ningún miedo a la conversación -de hecho, alentando la confrontación-, charlé durante más de una hora (en la que fumó exactamente tres cigarrillos). Dice Freud que toda persona en algún momento necesita matar al padre para salir a la vida. En la Argentina, creo, los periodistas en algún momento necesitamos matar a Lanata para encontrar nuestro camino. Esto es, en todo caso, la ejecución de esa búsqueda.

Durmiendo en el sillón de Jorge Lanata

Uno de mis mejores amigos -presente en esta lista de receptores- lo odia. Cuando cerró Crítica, los empleados tomaron la redacción y hacían guardias por la noche para que no se llevaran todo. Algunas noches, cuando le tocaba a él custodiar su espacio de trabajo, yo lo acompañaba. Erámos dos pibes de veintipico mirando películas proyectadas en una pared o jugando carreras de sillas en los pasillos de la redacción, pasándole cerca al filo de los escritorios. Nos quedábamos hasta las ocho de la mañana, cuando comenzaba el otro turno de guardia. Recuerdo que una vez dormí en el sillón de Lanata: un gran sillón de cuero negro que estaba en su oficina. Parecían noches de juegos pero eran noches de resistencia. No mía, yo estaba ahí como un turista, pero de mi amigo y de sus colegas, que estaban poniendo el cuerpo a una derrota que los iba a dejar en la calle. Ellos también estaban teniendo el valor de asumir su verdad, cuando ya habían sido vencidos. 

No le conté esto a Lanata. Seguí, de hecho, su propia receta: que la entrevista sea una forma de seducción para lograr que el otro se equivoque. No sé si lo logré. Confío en que vean el episodio y saquen sus propias conclusiones. 

Textuales de la entrevista: qué dijo Lanata

“Cuando hacés algo público lo hacés porque querés que te quieran”.

“El periodismo necesariamente te va a llevar a tener enemigos. Nosotros somos como un puente entre el poder y el público y estamos de un lado. No podemos estar de los dos lados”.

“Yo me peleé con todos los presidentes de la Argentina. Con algunos más y con otros menos, pero no hubo ninguno con el que yo terminara bien. Pero está bien, porque es parte de mi laburo”. 

“A mi me cuentan algo y lo empiezo a laburar y veo que es cierto. Y me enoja que esté pasando. Y lo que quiero hacer es tratar de cambiarlo. Y a veces ingenuamente todavía hoy creo que tratar de cambiarlo es publicarlo”.

“Cristina a mí me parece brillante. Hay que reconocer que es brillante. Yo no creo que sea tonta, para nada. Creo que lo que hizo en la última elección fue genial. Lo que pasa es que es una persona ensimismada en su deseo, en sus quilombos, en su resentimiento o lo que sea. Y no lo digo ofensivamente hacia ella, pero creo que es una persona que no está bien, que no está equilibrada. Esto creo”. 

“Si yo te dijera algo bueno de ella, ¿eso valida todo lo malo que dije? Por qué tengo que decir algo bueno para que se entienda lo malo. Es un razonamiento tonto”. 

“Yo a lo largo de mi vida he estado mucho más cerca ideológicamente del peronismo que del radicalismo. Yo nunca en mi vida voté a los radicales. Y voté a Luder en el 83. Después voté  Chacho Álvarez con Bordón. Y a los radicales tampoco, aunque después voté a Macri pero no era radical”. 

“Con los años cada vez me importa menos la política. Hoy la política es mi laburo y es lo que me enoja y es lo que yo siento que tengo que hacer pero no es mi vida. Es más, yo no hubiera hecho este año PPT, lo hice porque ganaron los K, sino no lo hubiera hecho”. 

“No consumo casi periodismo. Yo hago el programa sin leer los diarios. No lo necesito. No veo un noticiero en la puta vida. No veo programas políticos, me aburren los programas políticos”. 

“Yo cambio todo el tiempo la manera de pensar”.

“Estoy cada vez más dejando de ser protagonista de los medios”.

“Yo no veo tanta diferencia entre Día D y PPT. Creo que PPT está mejor hecho. En Día D teníamos más problemas de contenidos de los que tuvimos en PPT, que casi no tuvimos. A veces, dependiendo de quién era el dueño de América, nos jodían con determinadas cosas. Es loco que ahora eso da la imagen de libertad y lo otro no. Para mí Página 12, PPT, documentales, Veintitrés… son la misma cosa”.

“El periodismo es tener buenas dudas, tener buenas preguntas”.

Algunas preguntas y respuestas

-¿Perdió temperatura PPT durante el gobierno de Macri?
-Sí… bueno. Desde el punto de vista de los números perdimos un punto de rating. 

-Por ahí no tanto de rating pero de repente las investigaciones de PPT dejaron de estar en la tapa de los diarios los lunes.
-Pero eso también tuvo que ver con que los diarios estuvieron más cerca de Macri. El circuito informativo estuvo más cerca, no solo los diarios. Y es curioso, porque los que terminaron cagando a Macri fueron los mismos tipos que lo subieron. 

-Los que no están en los medios piensan que los popes, incluido Jorge Lanata, se venden, se compran por plata. ¿Cómo se maneja la plata en la televisión? 
-En general laburás para el medio. Yo te cuento como son los arreglos que tengo: en la radio a mí me pagan un sueldo, un porcentaje del total de la publicidad y un porcentaje del rating que hago. Y en la televisión me pagan un sueldo, me dan un aviso por programa, y ya está. Yo gano más en la radio que en la televisión. Y ahí se terminó la historia. Lo de la plata en la tele es como si vos me preguntaras cómo curran los jueces de Comodoro Py. No hay una manera, hay millones de maneras. Hay tipos que hacen lobbys a favor de determinadas empresas… No es tan dificil de averiguar si seguis más o menos la línea informativa del tipo que te está hablando. Si vos lo escuchás todos los días más o menos ves a qué intereses puede referir. En la televisión además te das cuenta. Al mejor actor en un momento le brilla el ojito… Este me está cagando. 

-¿Reconocés una editorial honesta de una editorial paga?
-¿Cuando veo a la gente hablando? Sí, no tengo dudas. Los conozco a todos. No me hace falta ni escucharlos, te digo quiénes son. Pero hace 40 años que laburo de esto. Si no los conozco estoy muerto. 

-¿Cómo se genera plata siendo periodista? 
-En general tardás mucho tiempo. Yo hice proyectos que si los hubiera hecho en otro lado no hubiera laburado más. Vos imaginate en Estados Unidos armar un diario como Página 12. No laburaba nunca más. Yo generé mucha guita, gasté mucha guita, gano mucha guita, y sigo en un ritmo ridículo de esa pelota. Pero en el fondo mucho no me calienta. Vivo muy bien, pero si hoy tengo que dejar de laburar vivo dos años. 

-En general entre periodistas decimos que es una profesión en la que no se gana plata.
-Depende cómo te vaya. La respuesta que te puedo dar es mal educada… Yo debo ser hoy el periodista más importante de acá, si yo no estoy ganando bien, cierren.

Si te gustó este contenido, apoyá a Joaquín para que pueda hacer más

Podés hacer un aporte único a través de   

Aporte Único

$100
  • Third Feature

Aporte Único

$300
  • Third Feature

Aporte Único

$1000
  • Third Feature

Mirá más capítulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *