La guerra entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj

Hace más de 30 años Armenia y Azerbaiyán están en conflicto por Nagorno-Karabaj, una zona montañosa en la región del Cáucaso entre Europa y Asia.

¿Dónde nace el problema? Para muchos, el origen de esta guerra se remonta a la Unión Soviética y a una decisión de Stalin.

Este año las cosas recrudecieron y con la ayuda de Turquía, Azerbaiyán contraatacó y forzó a Armenia a rendirse y entregar gran parte de las tierras de la región. Mirá el video completo y conocé un poco más sobre uno de los conflictos más sangrientos del 2020. Y acordate que al pie de la nota podés dar una recompensa única al autor para que pueda seguir haciendo este tipo de contenidos.

Si te gustó este contenido, apoyá a Fran para que pueda hacer más

Podés hacer un aporte único a través de   

Aporte único

$100
  • Third Feature

Aporte único

$200
  • Third Feature

Aporte único

$500
  • Third Feature

Leé el guión completo

El 27 de septiembre cayeron bombas en la región de Nagorno-Karabaj en el Cáucaso Sur, la región de Nagorno-Karabaj se encuentra dentro del territorio de Azerbaiyán, sin embargo está controlada y respaldada completamente por el gobierno de Armenia, que incluso controla más áreas de la zona.

Ambos países se acusan de haber iniciado las acciones militares con drones y artillería pesada. Los enfrentamientos en esa región ya llevan mucho tiempo. Se podría decir que uno de los responsables de esta guerra interminable es Joseph Stalin.

En lo que por entonces era la Unión Soviética, Stalin en 1921 le cedió el territorio de Nagorno-Karabaj a la República Soviética de Azerbaiyán como estrategia política. El territorio estaba poblado casi en 90% por armenios, que la mayoría son cristianos ortodoxos, mientras que la mayoría de los azeríes son musulmanes.

Luego de la disolución de la URSS en 1991 fue cuando la división se profundizó. Cada pueblo consolidó su propio Estado, la región de Nagorno-Karabaj quedó del lado de Azerbaiyán. En esa separación apareció el primer gran conflicto bélico, cuando los habitantes de Nagorno-Karabaj reclamaron ser parte de Armenia y hubieron miles de muertos y desplazados. La gran mayoría de esos desplazados fueron los azeríes.

En 1994 se declaró un alto al fuego a partir de la mediación del llamado Grupo de Minsk, integrado por EEUU, Rusia y Francia. Desde ese momento, la región de Nagorno-Karabaj quedó del lado de Azerbaiyán pero controlada por un gobierno separatista que es dirigido y respaldado por el mismo gobierno de Armenia, esa región se autoproclamó como la República de Artsaj. Las fronteras de ambos lados siguieron militarizadas.

Pero desde entonces, la situación de ambos países cambió. Azerbaiyán a partir de sus explosión como país petrolero logró una gran expansión de su economía desde la guerra en los 90. Por eso, ahora Azerbaiyán tiene una mucho mayor inversión militar, más tropas y armamento que Armenia.

En abril de 2016 fue la guerra de los cuatro días en la que alrededor de 350 personas, incluyendo civiles, murieron por un enfrentamiento entre ambos bandos. La gran diferencia del conflicto de este año es la intervención de una potencia extranjera como Turquía. Turquía fue parte de varios ataques militares y es el aliado más fuerte de Azerbaiyán, en gran parte porque comparten fuertes lazos étnicos, lingüísticos y religiosos.

Pero la participación de Turquía no es solo por los estrechos lazos culturales. Históricamente Turquía y Armenia han sido enemigos. Sobre todo a partir del genocido armenio en 1915, cuando el Imperio Otomano asesinó a casi un millón y medio de armenios.

Sumado al interés de que los azeríes recuperen el territorio que creen suyo. Esta región es rica en petróleo y gas, estos productos son el 90% de las exportaciones de Azerbaiyán y Turquía es su principal importador.

Otro de los participantes de la región es Rusia, que tiene un pacto de Seguridad Colectiva con Armenia, con el que en caso de que el país sea atacado militarmente, Rusia debería defenderlo. Sin embargo, Rusia también mantiene buenas relaciones con Azerbaiyán, y como la región de Nagorno-Karabaj no está propiamente en Armenia, el tratado no corre efecto.

Con la ayuda militar de Turquía, la capital Stepanakert fue atacada severamente, mientras que la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán también fue embestida por ataques con misiles. A principios de noviembre, los azeríes capturaron Shusha, una de las ciudades más importantes de la zona y muy cerca de la capital.

El 10 de noviembre de 2020, con Rusia como mediador, se logró un acuerdo de alto al fuego en el que Armenia perdió y cedió gran parte de las tierras en la región. Bajo este acuerdo, fuerzas rusas serán desplegadas en la frontera. En las regiones recuperadas por los azeríes, los armenios se vieron forzados a irse.

El pueblo armenio salió a protestar en contra de este acuerdo, mientras que en Azerbaiyán las personas festejaron la victoria y el fin de la ocupación. El conflicto en el Cáucaso llegó a un momento de paz después de varios meses y muchas víctimas de por medio, pero nada asegura que la situación no vuelva a escalar si los intereses internacionales cambian.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *